Vicente Alonso

Corsino Villazón, de 96 años y  Nieves Tuero, de 90, de Bustiellu, Venta Las Ranas,  celebraron ayer  lunes, felices y con salud,  su 74 aniversario de boda. Una historia de amor que comenzó  casi desde que   se conocen, cuando  ella tenía  8 años y el  14. Más   adelante  fueron  novios durante cuatro años hasta que pudieron casarse con 18 y 24 años. Ahora tras toda  una vida juntos,  son  el matrimonio más longevo de Villaviciosa

 

 

 Nieves Tuero  y Corsino Villazón de novios

Foto de la boda de  NIeves Tuero y  Corsino Villazón

 

La boda fue en la iglesia de  Argüeru el 28 de diciembre de 1946. Salimos de casa de madreñes, y después nos  pusimos los zapatos pa entrar en la iglesia. La comida se celebró en El Recreo  con doce invitados, al finalizar la ceremonia  algunos nos decían de broma, esta  boda no vale ye una inocentada, pero ya ves el  matrimoniu   dura  74 años”, recuerdan Corsino y Nieves, entre las anécdotas de la boda,  rememorado el casamiento  con emoción

Tras  más de siete décadas de vida  juntos  dicen que fidelidad y   cariño  son algunos de los secretos parta mantenerse unidos,  “sobre todo hay que querése, ayudáse  y  respetáse,  ye la mejor manera de llevase bien. Discutimos como todos, pero no nos enfadamos el uno con el otro, hay que saber perdonar y aguantar. Siempre nos hemos apoyado en todo y estamos muy contentos de haber vivido tanto juntos”, afirman     mirándose a los ajos con la ternura que dan los años. Y  añade Nieves, “desde que nos casamos no nos hemos separado prácticamente ni un momento. Hay que estar unidos en las buenas y en las malas para superar las adversidades de la vida.   Ya es  difícil estar  juntos tantos  años  porque a estas edades en los matrimonios siempre falta alguno de los dos”. 

El pasado 13 noviembre Corsino cumplía   98 años, y un día más tarde Nieves  92. La salud los ha respetado y dicen haber trabajado mucho, él en el campo y la construcción, y ella con las labores de ama de casa, la huerta, y ayudándose mutuamente en todas las tareas.  “trabajar juntos nos ayudó a salir adelante, vivimos  tiempos que como para todos fueron duros, compartimos dificultades,   pero también muchas  alegrías”, dicen al unísono  repasado sus vivencias.

NIeves Tuero y  Corsino Villazón con su nieto Miguel 1970

 

Una vida en la que fue fundamental   la buena  salud   que les ha respetado.  Villazón fue al médico por primera  vez a los 80 años y ahora hace dos años que no lo visita,  mientras que  Nieves, salvo pequeños  achaques,   se mantiene  bien, y  sigue ocupándose de todos los quehaceres diarios  de casa.  Unas tareas para las que cuenta con el apoyo de su  hija Blanca Nieves Villazón, quien  precisamente  celebrará el próximo 28 de enero  también  sus bodas de oro junto a José Luis Meana. ”Mis padres hacen una vida sencilla, en el día a día  van pasear y hacer algún pequeño trabajo en la huerta porque  no lo pueden evitar. Les entretiene mucho ver la televisión”, explica su única  hija, de la que sus padres dicen orgullosos, “es de oro de buena que es

 

Foto de familia en la celebración: Detrás, Miguel Meana y Fanny Cardones. Delante, Blanca Nieves Villazón,  Corsino Villazón, Nieves Tuero,  Blanca Verónica Meana

 

 

El pasado lunes  festejaron sus  74 años de unión  matrimonial,  con  una  celebración  familiar donde estuvieron acompañados por la  hija Blanca Nieves, su nieto Miguel con su mujer Fanny,  y la bisnieta Blanca Verónica. El matrimonio recibían muy emocionados varios regalos, pero el que más ilusión les hizo fue  una felicitación pintada por la bisnieta donde se podía leer, “Para el matrimonio más feliz. Felicidades bisabuelos. Os quiero mucho. Vero”.  Tras soplar las  velas conmemorativas de la tarta,   todos pidieron un  nuevo año con  salud,   para poder   celebrar  las  “bodas de brillantes”

 

Corsino Villazón y Nieves Tuero  y Corsino  con la tarta y velas  conmemorativas