Vicente Alonso

La doctora Amelia de la Ballina, directora médica de Clínica Ballina, en Villaviciosa,  especializada en estomatología, con formación en nutrición e intolerancias alimentarias,  da una serie de pautas y consejos de alimentación y salud que ayuden  a pasar este tiempo en el que nos enfrentamos a  un hecho sin precedentes en este siglo,  una pandemia provocada por un virus. Unas pautas y consejos que, aplicados a la vida diaria nos  ayudarán hoy y en el futuro,  asegura

La doctora Amelia de la Ballina apuesta por una concepción de la salud holística, considerando  la salud y bienestar de las personas en todas sus dimensiones,  la física, intelectual, social, emocional e, incluso, espiritual.

“Hemos  chocado de frente con nuestra enorme vulnerabilidad, nos creíamos dioses, habíamos llegado a avances tecnológicos sin precedentes en apenas un siglo. Avances que anteriormente habían tardado en desarrollarse cientos y cientos de años, y un pequeño virus nos ha parado, nos ha puesto patas arriba”, afirma  Amelia de la Ballina, atendiendo al momento actual de pandemia  en el que vivimos 

La doctora quiere sumar su ‘granito de arena’ y ayudar a las personas a resolver pequeñas cuestiones de salud que, implementadas en el día a día, permiten lograr grandes cambios. “En estos días de confinamiento, podemos aprovechar para hacer cambios positivos que pueden empezar por la alimentación, o lo que es lo mismo, comer bien para nutrir bien las células.  Somos lo que comemos, y es totalmente cierto”, asegura.

Para esta doctora el objetivo principal durante el confinamiento es mejorar la calidad de vida celular, y la actuación para conseguirlo es muy sencilla. ”En primer lugar una nutrición celular de calidad basada en una alimentación rica en verdura, fruta y agua. Es elemental en estos momentos que debemos potenciar nuestra inmunidad, lo sabemos pero no lo hacemos. De verdura, fruta y agua es de lo único que se puede abusar”, explica Amelia  de la Ballina.

  Así los consejos de esta doctora son,  “desayunar solo fruta con una infusión y tomarla a lo largo de la mañana; comer un primer plato de ensalada de huerta o legumbres condimentadas con verdura y una pequeña cantidad de proteína, merendar fruta y cenar ligero,  siempre verdura cocinada con algo de proteína  como pescado. También es importante beber dos litros de agua diarios para rehidratarnos y mantener oxigenadas las células (influye notablemente en nuestro ánimo). Si a esto sumamos tratar de tomar sol con protección para aumentar los niveles de vitamina D y no fumar, ni beber, estaremos construyendo un sistema inmune fuerte y sólido”, declara esta doctora maliayesa

“Llevar a cabo este cambio nutricional será energético y muy saludable para esta época de confinamiento. Continuarla después de que todo esto pase será un cambio de vida que mejorara nuestra relación con nosotros mismos y con los demás”,  recomienda esta doctora

 

También aconseja  Amelia de la Ballina,  “es necesario un reposo celular de calidad, que consiste en la eliminación durante la noche de todos los campos electromagnéticos que interfieren con nuestro reposo nocturno. Entendiendo por campos electromagnéticos,  teléfono móvil, wifi, ordenadores, iPad, TVE, que deben estar apagados o en modos avión durante la noche para que nuestras células tengan un reposo de calidad”,

Este  confinamiento, dice Amelia de la Ballina    nos debe hacer reflexionar sobre cuales son nuestros problemas de salud, “porque estoy segura que algunos de ellos podemos resolverlos nosotros mismos, haciendo pequeños cambios. Ocuparse de la salud es un trabajo en si mismo, pero bien realizado tiene enormes recompensas,  una buena salud”, afirma  finalmente esta doctora de Villaviciosa