¿Sabías que….? En el amplio solar que ahora ocupan las Escuelas Graduadas, estuvo en tiempos un hospital de peregrinos, amparado bajo la advocación del Espíritu Santo, y la cárcel del Partido Judicial.

 

En la historia de “Les Escuelones”, como también es conocido el centro, aparecen dos nombres íntimamente ligados al devenir de Villaviciosa en los inicios del siglo XX. Nos referimos al industrial Obdulio Fernández Pando y al arquitecto Antonio Suardíaz. La sociedad que dirigía el primero financió la edificación y el proyecto se debe al segundo.

 

El director de la fábrica de “El Gaitero” había costeado la escuela de Cazanes, su pueblo de origen. No era la única labor de filantropía llevada a cabo por su empresa –“Valle, Ballina y Fernández”- pues sabemos que hicieron donativos para los hambrientos de Rusia, los soldados de Marruecos o los afectados por un huracán en Cuba.

 

La inauguración se produjo el 11 de diciembre de 1927, acudiendo a la villa buen número de personalidades del ámbito civil, universitario y del magisterio, amén de las autoridades eclesiásticas y militares.

 

 

Fuente: Arte por Concejos de Cajastur