Justamente en el día de la Fiesta del Patrono que este año coincide en el último Domingo, 30 de Noviembre, San Andrés, Bedriñana celebra su Fiesta, despidiéndose del otoño suave, de hojas amarillentas que alfombran los caminos y con los árboles que pierden su manto verde y nos esparcen sus frutos de hogar y camaradería, el magüestu de pueblos y aldeas, de colegios y vecinos.

Bedriñana lo celebra la víspera en una carpa delante de la Iglesia parroquial, amenizado con música y, sobre todo la concurrencia de los residentes y foráneos.

 

Voladores, que en el aire ponen sus notas en el cielo encapotado y gris, quitando la hoja del calendario en la cocina, que prepara la olla y la sartén de sabrosos platos, y con la vestimenta requerida por si el desapacible tiempo encaminarse al mediodía a la Misa del Patrono.

 

Ya se escuchan en el pórtico el sonido de la gaita y el redoble del tambor, que dan emoción y prisas al repique de campanas, que pregonan  por los aires. Ya van entrando y apretándose en los bancos los más devotos, más los otros aguardan a los actos más profanos. Solemnemente el armoniun requiere silencio, piedad y oración. Ycomienza la religiosa función.

 

Tras terminar la Misa, los mozos del pueblo portan la imagen de San Andrés, que como dice el refrán, “corderinos tres”. Este año, como estreno, la procesión se encamina al diminuto y empedrado altar sacramental.

 

RESTAURACIÓN DEL ALTAR PROCESIONAL EN EL BARRIO DE LA POLA DE BEDRIÑANA.

 

Con satisfacción del vecindario se están asfaltando, tanto la carretera principal como el entorno del barrio de la Pola y de la Casa de Cultura.

Era una necesidad, dado los socavones que, además del perjuicio para los vehículos, se iba asemejando a una pista.

 

Un lugar emblemático en el centro del barrio de la Pola, lugar de acceso y cruce para los barrios, es la cruz/altar de piedra. Esta forma parte del conjunto del crucero, que parte de la Iglesia parroquial  y se extiende a lo largo de la plaza de aquélla. Es un crucero, llamado a recuperar pues en la actualidad está incompleto. Forma todo él un conjunto en el que la cruz/altar es principal, dado que es la estación en la que se deposita la custodia para rezo y adoración en la Fiesta Sacramental.

 

Pues bien, se ha rehabilitado, recuperado el altar procesional, con las siguientes obras: se puso en valor la cruz de piedra rota, así como se ha dispuesto de un espacio de protección y descanso. Además se recuperaron los muros de mampostería de piedra caliza y se crearon bancos de piedra en ambos laterales. Así mismo, la recuperación del entorno se completa con la colocación de árboles ornamentales para dignificar el lugar.

 

Un pueblo es lo que se propone ser. Y gracias a la Alcaldía del pueblo y al Ayuntamiento, este propósito se ha llevado a término, por lo que todo el pueblo de Bedriñana ha ganado y está de enhorabuena.

 

Terminada la procesión y llegados a la Iglesia se recibe la bendición, y con ganas comienza la otra  sesión; detrás de la Misa, la mesa.  La gente se dispone a compartir la comida, a regar con buena sidra y a disfrutar de este día.

 La parroquia de Bedriñana está de Fiesta.  

 

 

Jesús García Valle,   Párroco de Bedriñana