A bordo de su impresionante BMW M3 de gr. A, la pareja villaviciosina disputó el liderazgo desde el comienzo de la prueba, dejando bien claro que su intención era mejorar la segunda plaza obtenida el año anterior. En frente, todo un plantel extraordinario de grandes pilotos venidos de toda la geografía nacional, con las monturas más potentes y de mejor nivel que se conocen actualmente en el panorama de los rallyes de asfalto. Por citar tan sólo uno de los rivales con los que se tuvieron que enfrentar nuestros pilotos, la del catalán Dani Solá, todo un campeón del mundo Junior, así como Campeón absoluto de rallyes de España, que a la postre sería quien conseguiría vencer en esta prueba.

Con una climatología cambiante, la estrategia en la elección de neumáticos era primordial para conseguir un buen resultado, si bien el asunto se complicaba difícil de acertar,  pues en un mismo tramo se daban condiciones de pista seca en buena parte del recorrido, con auténticos ríos de agua en función de donde descargaba la nube.

Desde el comienzo de la prueba, el equipo Jesna Sport dejaba bien claro que su intención era la de disputar al máximo la carrera, con unos sensacionales cronos que les aupaban a lo más alto de la clasificación, si bien los rivales tampoco iban a darse por vencidos a las primeras de cambio, siendo un toma y daca constante a medida que iban transcurriendo los tramos. El potente nivel en todos los sentidos, de medios y experiencia,  de la competencia, hacía labor más que titánica el mantener la primera plaza. Consecuencia de una elección no acertada, el equipo Jesna Sport cedía el liderato en el tramo de Colunga-Piloña,  donde un aguacero impresionante cogía a nuestros representantes con neumáticos de seco, haciéndoles perder un tiempo que sería fundamental al final del rallye. A pesar de un extraordinario mejor crono en el siguiente tramo, “Villaviciosa”, que les volvía a dar el liderato, una nueva pasada por el fatídico tramo de “Colunga-Piloña” en similares condiciones a la primer pasada, les hacía perder las posibilidades del triunfo. Tan sólo once segundos separaron al vencedor de la prueba, Dani Solá, de Jesús y Nacho, que veían como también perdían el segundo puesto por   ¡9 décimas de segundo! ante el catalán José Martinez, todos ellos con BMW M3. El magnífico nivel de los equipos clasificados, hacen que la tercera plaza conseguida tenga un valor más que sobresaliente.

El Rallye Princesa de Asturias en su 54 edición,  fue un auténtico éxito de participación, con 160 equipos encuadrados en los diferentes campeonatos para los que la prueba era puntuable, Europeo, nacional, regional y Legend, con un masivo seguimiento de público en cada tramo, con abundante presencia de aficionados de toda la geografía nacional, retransmitiendo  la tv regional el último tramo, celebrado en las calles de la capital con un impresionante despliegue de medios y público.