Comunicado  Ateneo Obrero:

Desde El Ateneo Obrero estamos intentando desarrollar un Curso de ajedrez para niños, con el objetivo de promover la enseñanza de esta disciplina tanto deportiva como cultural y fomentar su práctica entre los niños.

El aprendizaje del ajedrez, un juego de estrategia de gran profundidad, presenta beneficios para todas las edades en general, pero en el caso de los niños, les ayuda de una manera especial a despertar sus capacidades intelectuales y desarrollar su pensamiento lógico de manera más temprana.

Para ello contamos con el profesor Julio Delgado González, con amplia experiencia en la enseñanza del juego ya que es el presidente del Club de ajedrez Reyes y Peones de Burela en Lugo y que por motivos de trabajo se desplaza los viernes a Villaviciosa.

 

En principio se pretende formar dos grupos con clase el viernes;

- De 17:00 a 18:00 niños de 5 a 8 años de edad

- De 18:00 a 19:00 niños de 9 a 12 años de edad

 

Las clases serán en el aula 6 de la primera planta del Ateneo

 

El precio del curso será de 20€ al mes

Cualquier duda llamar al teléfono de Julio Delgado 616994752

 

 

Diez beneficios del Ajedrez en los niños:

Memoria

El juego del ajedrez les obliga a recordar las reglas y las jugadas que van ejecutando. Aprender este tipo de pasatiempos puede influir positivamente en el rendimiento de los niños en otras actividades y/o asignaturas.

Análisis y síntesis

En una partida de ajedrez, el jugador se encuentra ante una encrucijada, debe analizar las múltiples posibilidades, sintetizarlas para elegir una y plantear un contraataque a su adversario, desarrollando así su pensamiento crítico.

 

Resolución de problemas y toma de decisiones

El ajedrez obliga a sus participantes a tomar decisiones con responsabilidad. Durante la partida, el niño se enfrenta a diferentes problemas y debe aplicar una estrategia a la vez que tiene en cuenta la del contrario. El tiempo es un factor importante en la partida, por lo que, además, el niño aprende a tomar decisiones bajo presión.

Empatía

Durante el juego, el niño se pondrá en la piel del otro jugador, ya que se anticipará y se preguntará "¿y ahora qué movimiento hará?".

Socialización

Para participar en esta actividad, no es necesario compartir con el adversario raza, nacionalidad, idioma o edad. En este sentido, el ajedrez es integrador y enseña a los niños a no discriminar. El lenguaje del ajedrez es un lenguaje universal.

Creatividad e imaginación

En este juego no solo es necesario estudiar jugadas y seguir un patrón de movimientos determinado, sino que en ocasiones es interesante desarrollar la imaginación y prever diferentes posibilidades de lo que puede ocurrir durante la partida. Asimismo, es necesario crear jugadas sorprendentes e inesperadas.

Aceptación de reglas

Como en cualquier otro juego, el ajedrez cuenta con sus propias reglas cuyo incumplimiento no es aceptable en ningún caso.

Concentración

El ajedrez exige tanta concentración, que no es extraño encontrar a sus jugadores completamente aislados del ruido exterior mientras están enfrascados en una partida.

Organización y planificación

Los juegos se estrategia se han revelado como una forma extraordinaria de desarrollar la parte de nuestro cerebro que se dedica a la planificación, la gestión del tiempo y la organización.

Inteligencia emocional

Favorece el equilibrio entre lo racional y lo emocional, haciendo que los pequeños acepten y aprendan a encajar tanto los triunfos como los fracasos.

Para enseñar a los niños a jugar a ajedrez, debemos hacerlo con mucha paciencia, dedicación y tratando de estimular su curiosidad.