Vicente Alonso

Las  copiosas nevadas de las  últimas semanas   en  Asturias  dejaron temperaturas gélidas,  puertos de montaña  cerrados, carreteras  intransitables, o fuertes heladas;  pero  también   espectaculares imágenes con paisajes nevados dignas de la mejor postal invernal.

 Uno de los pueblos maliayeses  que tiene una de las  mejores vistas  sobre las cimas nevadas asturianas es Sietes. Desde este pintoresco lugar lleno de paneras, y especialmente desde su monte Tandión,  se pueden divisar impresionantes  vistas de la nieve  sobre    la Sierra del Sueve,   los Picos de Europa, Vízcares,  Peña Mayor,  o las Ubiñas, entre otras cimas asturianas  ahora  cubiertas de un  gran manto blanco.

Pero la  imagen que estos días  más  llama la atención a  vecinos y visitantes desde esta localidad   son las  vistas  que  se  forman  sobre  tres  montañas y  se asemejan a la  figura de  una persona  tumbada.  “Es una vista maravillosa. Yo la llamo, ‘la muyer que duerme”, porque la silueta se asemeja  bastante a una persona que parece  estar durmiendo, porque hace  más de cincuenta años que al salir de casa  la miro y siempre  la veo igual. Se puede adivinar la forma de la  cabeza, nariz, boca, cuerpo y hasta las dos manos”, explica,  Enrique Granja Coya, uno de los vecinos de Sietes.

Fotos: Vicente A. Naredo

Granja añade que las montañas que componen estas sorprendentes  vistas  son las de,  Tiatordos a la izquierda; La Llambria en el centro;  y  El Campigueños,  a la derecha. “Ahora con la última nevada  parece   una escultura congelada

Una  curiosa imagen  que ahora resalta mucho más  con la  nieve que la cubre, pero que también se puede admirar desde esta localidad de Villaviciosa, en cualquier otra  estación del año

 Fijaros bien en la silueta  de derecha a izquierda, cabeza nariz, boca, cuerpo y hasta las dos manos y piés