Se me ocurre que hoy, día del Libro, deberíamos reflexionar y hacer un homenaje a esas 15.000 personas que nos dejaron inesperadamente en este último mes y medio.

Si….. no creáis que no tiene relación, ellos tenían historias para llenar muchos libros, algunas se quedaron en las vivencias de sus hijos y otras en los  recuerdos de sus nietos, las que más nunca serán contadas a veces por qué no se les preguntó y muchas por que decíamos que no teníamos tiempo, que curioso, precisamente en este día mas que leer un libro y mandar una rosa, deberíamos sentarnos a escuchar a nuestros mayores, los que aun pueden disfrutar de ellos, escucharlos y hacerles sentirse orgullosos y felices.

Los que no, en vez de leer, que cojan papel y lápiz y en su recuerdo documenten esas vivencias, a veces tristes, otras alegres y muchas con problemas para seguir adelante y con esfuerzo

Que nos sirva de lección, aprovechemos el momento, tiempo tenemos. Hoy toca clase de historia en familia.

 Para los que ya no están, tengamos una rosa y un recuerdo.

23 de abril de 2020

Cristina Carneado