Un delfín de unos cien kilos y más de metro y medio apareció muerto el pasado viernes en Tazones.

 

Fueron unos vecinos los que lo vieron flotando, remolcándolo hasta el puerto. El Seprona entre gran expectación de vecinos y visitantes, se encargó ayer de recogerlo.