Redacción - Vicente Alonso

Con la vista también se come, reza un dicho. El Malaín de San Justo,  Villaviciosa, acaba de inaugurar la temporada de visitas a una finca,  donde  se pueden recoger directamente del árbol y  para llevar a casa,  frutos   como    moras, grosellas, frambuesas, uva espina y arándanos. Una experiencia pionera en Asturias de autoservicio frutal,  que cumple 20 años en Villaviciosa,  de la mano de dos amantes de lo natural,  Pablo Alvarez y Marta Serrano

La madrileña Pury Cantalapiedra realizadora de televisión, fue  este verano una de las primeras visitantes  que quiso vivir la experiencia.  “Estoy de vacaciones en Asturias, y el sitio me lo recomendaron en el hotel donde estoy en la Isla. Me llevo arándanos, frambuesas y grosellas, que están buenísimas y en su punto de madurez. No tienen nada que ver con las que puedo encontrar en los mercados, o en una buena tienda en Madrid. Me gusta hacer turismo de naturaleza, y ha sido una experiencia muy enriquecedora, recolectar  directamente del árbol. Marta la dueña   ha sido muy amable.  Es una experiencia cien por cien recomendable”.

Marta Serrano, promotora de la iniciativa junto a Pablo Alvarez explica, “abrimos de junio a septiembre. Recibimos visitantes  de Asturias, de otras comunidades, y también extranjeros. Normalmente son visitantes que repiten, y  otros que están haciendo turismo en los concejos cercanos. Suelen ser aficionados al campo y la naturaleza,  matrimonios o abuelos  que vienen con sus niños, para que conozcan como se recogen los  frutos del árbol, enseñarles la experiencia y vivirla juntos. En los últimos años con la difusión que ha tenido la finca y actividad en  redes sociales,    han aumentado bastante   los visitantes”.

El Malaín  es  una finca de más de dos hectáreas de superficie, que   cuenta  con más de 5.000 árboles frutales. Además de recolección de frutos para llevarse a casa, Marta y Pablo, ofrecen de  elaboración propia y totalmente artesanal,  mermeladas y helados.

Nacho y Emma, con su hijo Ivan, de diez años llegados desde Oviedo  también vivían  la experiencia “Ya estamos de vacaciones,  y nos habían recomendado este gran huerto. Los frutos están muy ricos. Es un paseo en contacto con la naturaleza muy relajado. Lo hemos disfrutado mucho, pero sobre todo por  nuestro hijo Iván. que le han encantado las grosellas y moras. Nosotros no habíamos probado nunca  la uva espina, es deliciosa. Nos hemos vuelto a sentir también un poco niños”.

Una opción de una visita diferente en San Justo, Villaviciosa,  que se puede realizar de 10 a 14  y de 16 a 20 horas, todos los días de la semana hasta finales de septiembre. En esta,   se agradece  tanto el contacto con la naturaleza, como la calidad del producto que se lleva a casa totalmente natural, y sobre todo  los precios, dos euros la tarrina de frutos

El Malaín

DirecciónSan Justo, s/n, Villaviciosa, 33314, Asturias
 
 

En la foto de portada: Pury Cantalapiedra recogiendo frutos,  y Marta Serrano, de la finca El Malaín

Foto inferior: Pury Cantalapiedra recogiendo frutos