En su trayectoria ha vivido experiencias en dos importantes canteras Sporting de Gijón y Real Zaragoza, ¿cuál ha sido la que más le ha marcado?

No podría quedarme con ninguna. He tenido la suerte de pasar por las categorías inferiores de tres grandes canteras del fútbol español como son Real Oviedo, Real Sporting de Gijón y Real Zaragoza. En todas ellas he aprendido muchísimo y disfrutado de buenos y malos momentos. Al final he tratado de quedarme con lo bueno y aprender de los errores cometidos y los momentos difíciles.

Tras su última etapa en un proyecto ambicioso como era Burgos vuelve a un escenario familiar, ¿por qué no aceptó la oferta de renovación y se vino a Villaviciosa?

Es cierto que el Burgos intentó renovarme, creo que el año pasado di un buen rendimiento y que en general  la gente se quedó contenta con lo que aporté. Todos los veranos hay que tomar decisiones y en ellas no sólo influyen temas económicos o deportivos, hay motivos personales que también hay que valorar y este año entendí que lo mejor para mí era volver a casa.

La lesión de clavícula en la tercera jornada le ha dejado dos meses fuera de los terrenos de juego, ¿vuelve con fuerza para ser ese jugador importante que necesita el equipo y que tanto le ha echado de menos?

Fue un palo duro, no puedo decir que haya sido una lesión tan grave como cuando me rompí los ligamentos de la rodilla pero al final he estado casi dos meses fuera y se pasa mal. Por suerte la recuperación ha sido inmejorable y he podido volver a jugar incluso antes de lo previsto. La plantilla la formamos 17 jugadores, más la gente del filial que a menudo participa en entrenamientos y convocatorias, por lo que hay recursos de sobra para afrontar estos contratiempos. Ahora estoy de nuevo con muchas ganas de aportar todo lo que pueda.

Siempre ha sido un jugador de carácter ofensivo, en  el Burgos lo hemos visto más en defensa, ¿ahora el míster lo devuelve a posiciones de ataque, mejor ahí?

Donde más cómodo me encuentro es en las posiciones de ataque, pero al final estamos para jugar donde necesite el equipo en cada momento. El año pasado me tocó jugar casi 20 partidos de lateral y este año vuelvo a las posiciones de ataque. Estoy contento de que sea así pero siempre dispuesto a jugar donde más conveniente crea el míster.

El equipo ha estado compitiendo muy mermado por las bajas, una vez recuperado efectivos ¿cuántos puntos se marcan en lo que resta de la primera vuelta?

No debemos marcarnos ningún objetivo. El Lealtad es un club que vive al día en todo y eso se refleja también a la hora de competir, debemos ir día a día tratando de estar siempre lo más arriba que podamos. 

¿Cuál será la clave para mantener la categoría?

Competir. La mayor fortaleza del Lealtad desde que yo estoy aquí siempre ha sido esa, y debe seguir siendo. Si conseguimos competir al máximo de nuestras posibilidades cada partido los objetivos se conseguirán.
 
¿Qué objetivos se marca en lo personal?

A nivel personal tampoco me marco ningún objetivo concreto. Me gustaría salir de cada partido con la sensación de haber hecho todo lo que he podido y haber disfrutado. Me gusta hacer goles que sirvan para que el equipo consiga puntos, pero al igual que a nivel colectivo creo que sería un error marcarse algún objetivo a nivel de cifras personales.



¡Un deseo y un mensaje para la afición!

¡Que nos sigan apoyando y juntos podamos conseguir la permanencia un año más!