Muy asentado en el C.D. Lealtad, rindiendo a gran nivel, ¿feliz en el equipo maliayo?

La verdad que sí. Cumplo mi tercera temporada aquí y desde el primer día me sentí muy a gusto. El vestuario es una familia. Es un club humilde, pero con una manera de hacer las cosas y unos valores con los cuales me siento muy identificado. Siempre estaré agradecido al club, ya que apostaron por mí cuando yo había descendido a tercera con el Marino.

 

En Segunda B, ha estado en clubes como Barakaldo, Alicante, varias temporadas en el Marino de Luanco, ve a este Lealtad en Segunda B durante muchos años en la categoría, o lo recursos son insuficientes?

Todos trabajamos para que el club continúe muchos años en la categoría. Conseguir la permanencia siempre va a ser un éxito. En cuanto a los recursos si es cierto que en lo económico estamos un peldaño por debajo de la mayoría de los equipos, pero tenemos otras virtudes que muchos quisieran para ellos.

 

De central, de lateral, en el centro del campo, ¿en qué posición se siente más cómodo?

Siempre he dicho que con tal de jugar yo juego donde pongan.      De central llevo jugando partidos con continuidad varias temporadas y es cierto que me encuentro muy cómodo. Todavía sigo esperando que algún entrenador confíe en mí para posiciones más adelantadas.

 

Especialista en los golpeos a balón parado, ¿una garantía para el equipo?

Siempre me gustó tener protagonismo en este aspecto. Tengo la suerte de que el entrenador y los compañeros confían en mí para éstas acciones y eso me da tranquilidad para llevarlas a cabo.

 

¿Qué objetivos se marca a corto y largo plazo como futbolista?

No me marco otro objetivo que no sea disfrutar de cada entrenamiento y de cada partido como si fuera el último. A día de hoy para mí el fútbol es como un hobbie, es mi válvula de escape.

 

Cuando no está entrenando o jugando colabora en el negocio familiar, es compatible?

Pues de momento si, aunque es difícil y exigente. Un día normal me levanto temprano y voy a trabajar, luego a media mañana voy al entrenamiento y después trabajo todo el día hasta que acabe, hay días que hasta muy tarde. Nada de esto sería posible sin la ayuda de mi familia. A ellos les debo todo.

 

¿Un deseo y un mensaje para la afición?

Mi deseo es que el C.D. Lealtad continúe un año más en esta categoría. Tenemos una afición especial, que aunque no es muy numerosa y no va mucha gente a Les Caleyes, los que van, son muy leales y no se les puede reprochar nada.