El Ayuntamiento de Villaviciosa ha concluido recientemente los trabajos de restauración de la estatua de Carlos I, situada en la Plaza de Caveda y Nava, en El Ancho. Se trata de una actuación que había sido demanda por la asociación CUBERA, como urgente dado el deterioro que presentaba y por el hecho además de encontrarse en una de las zonas más visitadas de La Villa en pleno casco histórico y monumental. CUBERA reclamó esta intervención en el marco de su participación en la Comisión Municipal de los actos del V centenario de la llegada del entonces príncipe, Carlos de Gante a Villaviciosa en 1517.

La estatua presentaba un importante deterioro pues no ha sido objeto de intervenciones de conservación periódicas, y data de 1970. El envejecimiento natural de los materiales y las condiciones medioambientales, contaminación y salinidad existentes en la villa habían propiciado la degradación de los mismos. Presentaba corrosión superficial del bronce y tinción de la piedra por arroyo de los productos de oxidación; proliferación de hongos y musgos; disolución y pérdida parcial de la policromía, tanto en el escudo inferior como en las inscripciones del pedestal, así como del mortero de juntas, y erosión generalizada

 

La estatua de Carlos I, está ubicada en la plaza de José Caveda y Nava de Villaviciosa,  fue realizada por el prestigioso escultor salamantino Francisco Glez. Macías (Bejar 1901-1982) y realizada en Gijón en 1970 para conmemorar el VII centenario del otorgamiento de la Carta Puebla a la villa de Maliayo.

FOTO: Estado anterior

Se trata de un busto de Carlos de Gante, joven  realizado en bronce y bajo él un relieve en piedra caliza del momento del desembarco y la leyenda "17 de septiembre de 1517 - Por primera vez -  Carlos I pisó tierra española - en Villaviciosa.  En la zona inferior del pedestal podemos observar  el escudo imperial policromo con el águila bicéfala de la Casa de los Austrias, que desde 1864 es el escudo de Villaviciosa.  En el reverso, una cartela de piedra fijada al pedestal con sendos tornillos de bronce contiene el texto: "Erigido por el Ilmo. Ayuntamiento de Villaviciosa y los hijos del ilustre villaviciosino D. Mariano Merediz y Díaz Parreño - en el VII centenario de la Carta Puebla de Villaviciosa - 17 de octubre de 1970"  El busto esta realizado en bronce y el relieve, escudo, cartela, pedestal y basa en diferentes tipos de piedra caliza. Sus dimensiones aproximadas son 315 centímetros de alto por 80 centímetros de ancho y 60 centímetros de fondo.

 

El Ayuntamiento además, ha realizado una reproducción en miniatura de la escultura con motivo del V Centenario y que se ha entregado como distinción municipal a distintas personas e instuciones

Datos del escultor Francisco González Macías

 

En Asturias dejó notables trabajos en Arriondas, Ribadesella, Nueva, Vidiago, Nava, Sotrondio, La Felguera y Gijón. En Villaviciosa dejó el monumento a Carlos I 

Francisco González Macías nació en la localidad salmantina de Béjar el 19 de diciembre de 1901. Y falleció en Madrid el 6 de octubre de 1982.

Francisco recibió clases en la Escuela Industrial de Béjar y en la de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, donde tuvo como profesores a Victorio Macho y José Capuz, entre otros. (Capuz dejó en Covadonga en 1918 -año de la coronación de la Patrona de Asturias- una bellísima imagen sedente de Santa María, esculpida en alabastro, la cual formó parte de un notable tríptico y, actualmente, preside un antiguo retablo procedente de Valdediós situado en la Colegiata de San Fernando del Real Sitio.)

 

FOTO: Proceso limpieza

 

Macías fue solicitado en numerosas localidades españolas y su vinculación con Asturias fue muy notable, especialmente con la Villa de Jovellanos, donde dejó una notabilísima obra tanto pública como privada. Así, se anotan en su haber tres esculturas colocadas en el Parque Isabel la Católica en 1968, una maqueta de Gijón, la estatua sedente de Jovellanos, otra representando al Gaitero Mayor de Asturias o los bustos de ilustres asturianos que pueden contemplarse en el recinto de la Feria de Muestras.

 

En buena medida se le considera un escultor imaginero por excelencia, dados los numerosísimos trabajos hechos por encargos de parroquias, cofradías e iglesias de toda la geografía nacional. Oviedo guarda cuatro esculturas de imaginería asociadas a la Orden del Carmelo; La Felguera, el Paso de Jesús Nazareno, además de dos bustos y algún retrato; para Nava hizo el retablo y la imagen de San Bartolomé que lo preside, así como el púlpito en 1946-47, al mismo tiempo que realizaba en talla directa el famoso Cristo de Cuenya (del mismo concejo), donado por un feligrés nativo y residente en América, así como el retablo y la imagen de San Andrés. Para la iglesia de Sotrondio talló el retablo mayor, colocado en 1956 y compuesto por los cuatro evangelistas en el ábside y otras figuras en la fachada, con un altar de estilo neorrománico

En el oriente asturiano dejó muchas y valiosas obras tales como la Virgen de la Paz, de Vidiago (1943), que antes de llegar al pueblo fue expuesta en agosto en el vestíbulo del Ayuntamiento de Salamanca. Mención aparte se merece el Cristo yacente tallado en madera de cedro para la Cofradía del Santo Entierro de Ribadesella.

 

González Macías recibió numerosas medallas en diversas exposiciones y salones, además de conservarse obras suyas en París, Bruselas y colecciones particulares.