Redacción/ Vicente Alonso

Primero fue una  sorpresa, después una preocupación,  y ahora ya están hasta entusiasmados  con la paloma mensajera  que recogieron herida  en La Villa,  el matrimonio de jubilados, Antonio Blanco y Belén García.  “Tenía una herida  en un ala y no podía volar,  parecía muy débil y cansada. La tenemos  en casa y la estamos cuidando muy  bien para que sane.  Le hemos puesto  unos cuencos con agua y alpiste, pero lo que más le gusta es el arroz” explica con el reto superado,  Belén. Antonio cree que  después de una semana en casa hasta les reconoce, ”es muy lista, cuando le pongo la comida la llamo, y   parece  que  atiende, se está recuperando muy bien” añade  Antonio,  quien  dice  “estamos entusiasmados con ella, es muy  sociable”

Lo primero que han hecho estos amantes de las aves es llevar  la  ‘mensajera’ a una clínica veterinaria local para ser curada. En ésta  comprobaron   con la anilla identificativa de la pata,  que estaba anillada en Portugal. Desde la clínica se han  puesto en contacto con la  Asociación Colombófila  Portuguesa,  para  informar  dónde está recogida   en Villaviciosa, y   que pueda pasar a buscarla su dueño.

 

Mientras tanto, Belén y Antonio  ya la han  bautizado a la mensajera como “Maliayina”, y  se preguntan cuantos cientos de kilómetros pudo haber recorrido la paloma   hasta recalar herida en La Villa.  “Es asombroso lo pronto que se ha recuperado. Ahora estamos esperando  que puedan pasar  a    recogerla. Y sino vienen la soltaremos para que pueda  volar  a su lugar de origen”  apuntan Belén y Antonio, “Nos va a dar  pena que se  vaya,   le hemos cogido cariño”