Gonzalo entregó la luz en un candil en el Monasterio de Clarisas, siendo recogida por la Madre Abadesa María Luisa Picado. También  fue entregada  en la Iglesia Parroquial, y en el Café de Vicente, colaborador de la  iniciativa. Desde estos tres lugares estará disponible para quienes quieran llevarla encendida a su casa, y de este modo la ‘Luz de la Paz de Beén’, podrá  acompañar las celebraciones navideñas de Villaviciosa.

La tradición de llevar esta luz por diferentes países del mundo, es una iniciativa de las asociaciones de scouts de Austria. Cada Navidad un niño o niña austriaco es elegido para recoger la luz en la cueva del Nacimiento de Jesús en Belén, siendo repartida a continuación desde Viena, por países de todos los continentes del mundo. Posteriormente miles de scouts y guías de cada país, la hacen llegar a través de sus respectivas asociaciones a parroquias, hospitales, prisiones, residencias de mayores o centros religiosos

 

El pasado día 17  fue recibida  en España,  en   la Catedral de Palencia,   en la que tuvo lugar una vigilia oficiada por el Obispo de la Diócesis, Manuel Herrero,  para ser distribuida en el ámbito nacional. Desde el  viernes ya se encuentra  en Villaviciosa, a disposición de los interesados que quieran llevarla encendida,  iluminando también así  la navidad villaviciosina

 

EN LAS IMAGENES: la Madre Abadesa María Luisa Picado, y Gonzalo Méndez